LDP MAGAZINE N°87

Se dice que 2021 es el año que sucede las peripecias de Mad Max, aquel ex policía australiano en un mundo en crisis por la falta de combustible, agua y energía  que lleva al ser humano a una hecatombe mundial, donde hordas de pandilleros asolan las carreteras en busca de la sobrevivencia a través de la violencia. Pero, en realidad, la fecha en que sucede el filme de George Miller no se conoce, solo se habla de un futuro apocalíptico cercano, en el que reina el caos dentro de la sociedad agónica donde no existen recursos económicos que la sostengan, sin mencionar que el planeta ha perdido el orden, sin un conglomerado político que mantengan un cierta jerarquía dentro de las naciones. 

¿Pero estamos tan alejados de esa realidad? Desde 2019 el mundo comenzó a colapsar, existiendo distintos focos de descontento social, se ha perdido la fe en los gobernantes, así como en las fuerzas públicas, y todos exigen las cabezas de todos, es cosa de ver que pasó hace algunos meses en el congreso norteamericano, el que fue tomado por asalto por civiles y alentado por el propio presidente acusando fraude electoral, ni siquiera la pandemia reinante ha frenado este descontento mundial, a esto debemos  sumar el declive económico que está afectando a todos por igual y cada día miramos al del lado con desconfianza. 

¿Entonces estaremos cada vez más cerca de esa realidad distópica que nos muestra Max Mad? Esperemos que no, que esto solo quede dentro de los parámetros del género fantástico y podamos salir adelante juntos como una sociedad que tiene fe en el mañana.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *