NEMESIS

Aún recuerdo la sensación que me producía entrar a un videoclub del barrio. El “mío” era un pequeño tugurio oscuro, con vhs amontonados por todas partes,  un televisor technicolor donde pasaban la película del momento, y encontrar  películas que nunca jamás verías en las pantallas del cine.

Sigue leyendo aquí:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *