BLADE RUNNER… NOVIEMBRE 2019

TERCERA PARTE

No todo fue color de rosas durante el rodaje, existieron un sin de problemas que se fueron sumando uno tras otro, creando más de un roce, Ridley Scott se quejó de la poca eficiencia que demostraba el equipo norteamericano durante el rodaje, comparándolo con sus compatriotas británicos, cosa que no cayó nada de bien, iniciando lo que se llamó “la guerra de las camisetas”, hombres y mujeres empezaron aparecer en los platos de filmación con poleras donde se podía leer: “Yes Guv’nor”, My Ass!” (“Si, Jefe”, ¡Mi culo!) La respuesta no se dejó esperar, el director se puso una que decía “Xenophobia Sucks” (“La xenofobia es una mierda”). La fricción era cada vez mayor, traspasandose está a los actores que se sentían incómodos con el trato del británico, esto se comenzó a filtrar fuera del set de filmación, Harrison Ford por su parte, prefirió no tocar el tema ni durante ni después de terminada su labor. El tiempo se acababa así como los recursos monetarios, los inversores eran testigos de cómo el presupuesto se inflaba a cada paso, poniéndolos más que nerviosos, al punto de llevarlos a tomar una drástica decisión. El productor Michael Deeley era despedido junto con Ridley Scott, comenzando inmediatamente la búsqueda de reemplazo, cosa que al parecer no tuvo éxito ya que ambos fueron reintegrados a sus respectivas labores, que a pesar de haber sido sacados continuaban trabajando en el filme.

Sigue leyendo aquí:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *